¿Qué tipos de embalajes existen?

Contenidos del post

Los tipos de embalajes constituyen una parte esencial del empaquetado de un producto. Se trata de una transformación necesaria para que un producto llegue desde la fábrica en la que ha sido producido hasta el consumidor, pero que esconde muchas más características que conviene saber.

Tipos de embalajes

Los productos utilizan diferentes tipos de embalaje desde la fábrica hasta el consumidor, pero el uso de los mismos puede justificarse por estas dos razones:

  • Conservación. Los embalajes y envases son una forma de contención para evitar que se manipule o se modifique la composición del producto. A su vez, facilitan el transporte y, por lo general, el propio embalaje porta las indicaciones que muestran cómo debe transportarse ese producto en concreto.
  • Marketing. Los recipientes en los que se alberga un producto no dejan de ser una oportunidad para personalizar el producto y hacerlo más apetecible al consumidor. Una empresa destina parte de sus ganancias al sector del marketing, que se encarga de embalar y envasar los productos. De hecho, contar con un buen diseño es esencial en un mercado como el actual en el que existen infinidad de productos similares, que han de distinguirse. Un envase y un embalaje adecuados que provoquen una emoción en el consumidor constituirán un éxito para las ventas.

A continuación, ahondamos en cada uno de los tipos de embalajes existentes: primario, secundario y terciario.

Envase primario

El envase primario es aquel que está en contacto directo con el producto. Su función principal es proteger y conservar el mismo. Es el envase que llegará en último término al consumidor, de ahí la importancia de que resulte llamativo y atractivo para que el comprador se interese por adquirirlo.

Algunos ejemplos de envases primarios serían las botellas, las cajas de cartón o las bolsas de plástico. Si se lograra que tuviera una segunda utilidad para el consumidor, sería bastante interesante. Por ejemplo, si hablamos de una caja de cartón y esta tiene un diseño atractivo, puede contar con más de una vida útil. Del mismo modo, una bolsa de plástico más consistente puede utilizarse más de una vez y lograr así un compromiso con el medioambiente.

Envase secundario

En este caso, el objetivo es crear agrupaciones de un producto que ayuden al transporte de varias unidades del mismo. Puede ser para contribuir a transportar esa materia en los medios de transporte o para facilitar la compra al consumidor de más de un producto a la vez.

En el primer caso, hablamos de cajas de carga, aunque también podemos referirnos a las plegables o cajas de cartón corrugado. Se trata de cajas de tamaño medio o grande en las que se introducen varias unidades del producto en cuestión.

En caso de que el embalaje secundario sea para favorecer la compra de varias unidades por parte del consumidor, el material utilizado suele ser diferente. La configuración se sustancia en el packaging primario al que se le añade un refuerzo o protección que puede ser un film que contiene y ayuda al transporte de varios productos.

Como ejemplo, destacamos las cajas con varios bricks de leche o los packs con más de una botella de agua. Dado que, en este caso, el envase también será visible para el consumidor, debería cuidarse el aspecto del mismo para que este lo escoja sobre otras marcas.

Envase terciario

En este punto, nos referimos a un embalaje que engloba a todos los anteriores. Es decir, si ya los envases secundarios eran agrupaciones de productos, en este caso se realizan agrupaciones de agrupaciones. El objetivo que se persigue es conseguir un transporte eficaz y que proteja tanto el envase primario como el secundario.

Los materiales de embalaje utilizados en este caso son cartones ondulados del tamaño necesario para que no se produzcan daños en los productos, aunque también pueden incluirse los palés y flejes para sujeta o los films que envuelven el conjunto. En definitiva, todo aquello que permita que la estructura de varios embalajes secundarios se mantenga intacta.

¿Qué otros materiales hallamos en las soluciones de embalaje?

Además de los tres tipos de envases, el empaquetamiento del producto incluye otros elementos que ayudan al cierre de paquetes, al relleno de los mismos para aumentar la protección, así como al etiquetado.

Para el cierre de paquetes, se puede optar por un empaquetamiento primario, secundario o terciario. El cierre primario es el que se lleva a cabo mediante fleje, cintas adhesivas o grapas, aunque también pueden utilizarse pegamentos o abrazaderas. En el cierre secundario se usan, sobre todo, cintas adhesivas, fleje y precintos con diferentes colores y con un tamaño igual o superior a 5 cm en precintos, con el fin de que sean lo más resistentes posibles. En el terciario, encontramos film o flejes que cubre los palés o que puede ser ajustable, así como cantoneras.

En cuanto al relleno de los embalajes para la protección de los mismos, se utilizan para envases primarios y secundarios únicamente. Este relleno suele ser papel de burbujas, bolsas de aire, espumas, chips de relleno, papel arrugado… En otras palabras, constituyen materiales difícilmente maleables y que soportan bien los golpes sin transmitirlos al producto que está en el interior. Se puede decir que son buenos amortiguadores.

Por último, nos referimos al etiquetado. Esta es una parte esencial del envasado, ya que posibilita identificar el producto o productos que hay en el interior. Así, se hace referencia a la empresa de fabricación, a la de transporte, al tipo de producto que es, al lote de fabricación…

También es importante este punto para especificar si existe algún tipo de riesgo en el transporte que haya de conocer la empresa que se va a encargar de este menester. Un ejemplo lo representan los productos frágiles como una vajilla, aunque también es posible especificar si han de estar preferiblemente en una u otra posición o si son peligrosos y deben ser manipulados cuidadosamente.

Como vemos, los tipos de embalajes que se distinguen son el primario, el secundario y el terciario. Estas soluciones de embalaje se ofrecen para un objetivo distinto en cada uno de los casos. De este modo, las empresas pueden garantizar el transporte y distribución de sus productos en perfectas condiciones.

¿Quieres ser más sostenible y optimizar el embalaje de tus productos?

Elimina el exceso de plástico que no necesitas y haz que tu producto se adapte a un mundo cada vez más eco-friendly.

embalaje eco
¡No te pierdas nada!

Suscríbete y recibirás en tu email de forma gratuita, todas las noticias que publiquemos.

RESPONSABLE: DEAL II SL con CIF B78999216 y dirección Calle Romería 7 28864, Ajalvir (Madrid). Telefono: +34 982 776 081. Email: rgpd@dealdos.com

FINALIDAD: Atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. Los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

DESTINATARIOS: No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal.
Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable

DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.

e-book Tu embalaje necesita un cambio de Deal II
¿Estás sacando el máximo partido al embalaje de tus productos?

Descarga tu e-Book de forma gratuita «5 SIGNOS PARA IDENTIFICAR QUE TU EMBALAJE NECESITA UN CAMBIO» y comprueba si estás haciendo lo correcto en el mercado.

Síguenos muy de cerca en las redes sociales

Post Relacionados

Para las empresas y fábricas que cuentan con líneas de producción resulta imprescindible el uso de la flejadora eléctrica. Se trata de una máquina que cumple la función de estabilizar la carga, ayudando a que quede fijada al palé. Además, también sirve para embalar productos de una forma segura, práctica y económica.
En la actualidad, es muy importante elegir los tipos de flejes que nos garanticen un buen sistema de precintado para, de este modo, proteger los productos tanto en su almacenamiento como en su traslado. Los flejes son unas cintas específicas que se emplean para el embalaje profesional.
Te presentamos el nuevo modelo de máquina fajadora Bandall Stand Alone, que incorpora avances tecnológicos para mejorar la durabilidad, accesibilidad y comodidad y, tiene un diseño remodelado. Este nuevo modelo de Bandall permite colocar la fajadora a la misma altura que el equipo gracias a sus cubiertas superiores planas.

Solicita tu estudio personalizado

En Deal II, nuestro equipo de expertos está a tu total disposición.

Contamos con una dilatada experiencia en servicios de embalaje y maquinaria industrial, por lo que no dudes en ponerte en contacto con nosotros para realizar cualquier consulta o solicitarnos más información.

RESPONSABLE: DEAL II SL con CIF B78999216 y dirección Calle Romería 7 28864, Ajalvir (Madrid). Telefono: +34 982 776 081. Email: rgpd@dealdos.com

FINALIDAD: Atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. Los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

DESTINATARIOS: No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal.
Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable

DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.

¿Estás sacando el máximo partido al embalaje de tus productos?

Descarga tu e-Book de forma gratuita «5 SIGNOS PARA IDENTIFICAR QUE TU EMBALAJE NECESITA UN CAMBIO» y comprueba si estás haciendo lo correcto en el mercado.

e-book Tu embalaje necesita un cambio de Deal II