Fleje metálico: Características y recomendaciones

Contenidos del post

El fleje metálico es una pieza ideal para sujetar cualquier tipo de carga. Pese a ser una pieza metálica, y por lo tanto bastante resistente, es muy versátil y es capaz de enfardar cualquier tipo de mercancías. Para las empresas que se dediquen a la logística, el uso de estos aparatos es algo insoslayable. Que la carga llegue en perfectas condiciones a su destino es necesario tanto para la compañía que demanda los productos como para la que los traslada.

Generalmente,la empresa que transporta la carga debe dar respuesta a una serie de requisitos en el traslado de la misma. En primer lugar, debe impedir que se produzca cualquier tipo de desperfecto en el material transportado y darle estabilidad para evitar que pueda esparcirse durante el trayecto. A su vez, la carga debe ser fácil de manejar, sobre todo a la hora de colocarla en el medio de transporte y de descargarla. Para conseguir estos objetivos, el transportista cuenta con distintos tipos de flejes.

El fleje metálico, la solución perfecta para mercancías muy pesadas o inestables

Efectivamente, este tipo de fleje fue el primero que se utilizó antes de que irrumpieran en el mercado otros tipos, como los flejes de polipropileno o plástico. Los flejes de metal tienen una serie de características que los hacen muy recomendables para ser utilizados en cualquier tipo de cargas, pero en especial en casos de mercancías pesadas o que impliquen determinadas dificultades. La primera característica de esta herramienta es su gran resistencia, puesto que suele estar hecha de acero. Algunos estudios han demostrado que estos flejes son el doble de resistentes que los de plástico.

Se pueden distinguir dos tipos de flejes metálicos: los de material ferroso y los de material no ferroso. Entre los de material ferroso encontramos los de hierro o los de acero, que suelen ser los más comunes. En los fabricados con material no ferroso podemos encontrar los de aluminio, latón o cobre.

Existen distintos grosores, oscilando entre los 13 y los 33 milímetros. Su cuerpo suele ir desde 0,4 hasta 1 milímetro. Una bobina de referencia de fleje tiene una longitud máxima de 1 kilómetro. Estas características conceden a estos flejes un alto grado de versatilidad, y les permiten soportar trayectos prolongados manteniendo en todo momento la estabilidad de la mercancía.

Al estar fabricados con metal, son muy resistentes a la tracción, término por el que se entiende la dificultad de un cuerpo para no quebrarse al ser sometido a la acción de dos fuerzas que empujan en sentido contrario. Esta resistencia oscilará en un intervalo aproximado entre los 80 y los 110 kilogramos por milímetro cuadrado. En este sentido, ofrecen un rendimiento mayor que otros tipos de flejes, como los textiles o los de polipropileno. Además, ofrecen una gran resistencia frente a una colisión, lo que les permite mantener su forma intacta en trayectos difíciles, aunque sufran varios impactos.

La rigidez del material evita su deformación tras realizar la carga y descarga de la mercancía. Otra de las cualidades de este tipo de correas es su firmeza frente a la abrasión, esto es, al desgaste que provocan los frotamientos con otros materiales. Estas cualidades permiten que estas piezas tengan una prolongada vida útil.

Debido a sus características, estos flejes se usarán en determinados traslados de mercancía especialmente delicada. Su uso es muy frecuente en la siderurgia. También se han utilizado tradicionalmente en otros tipos de industria, como la del bricolaje, la del embalaje o la construcción.

En todos estos sectores va a ser necesario transportar cargas que serán muy pesadas o que por sus características puedan dañar el embalaje. Por tanto, otras clases de flejes pueden ser ineficaces y romperse, o bien durante la carga y descarga, o bien en el trayecto.

Conviene recordar que el fleje metálico resiste muy bien las inclemencias del tiempo. Las características principales de este material no se van a ver alteradas en ningún momento por la acción de los agentes meteorológicos. Por lo tanto, no va a deformarse ni a perder robustez. No obstante, existen algunos tratamientos antioxidantes que reforzarán sus cualidades.

Consideraciones para sacar el máximo rendimiento a los flejes

Los flejes desempeñan una labor importantísima dentro del sector de la logística. Sus principales funciones son las de embalar un paquete o bulto, pero también pueden juntar dos o más bultos y formar uno solo. También sirven para fijar la carga y que esta no se mueva durante el trayecto, evitando posibles desperfectos.

Para conseguir el máximo rendimiento en el empaquetado con estas correas, es necesario contar con unas máquinas que van a agilizar el proceso y se denominan flejadoras. Se pueden distinguir varios tipos de estas herramientas. La más elemental, y posiblemente la que es más demandada en el mercado, es la flejadora manual. Su manejo es bastante fácil, permitiendo llevar a cabo el embalaje tanto en horizontal como en vertical. Con su uso se consigue un embalado uniforme y sólido.

Por otra parte, las flejadoras manuales son muy útiles frente a volúmenes intermedios de bultos a embalar en un día. Si la empresa tiene una demanda mayor, deberá optar por una flejadora automática o una semiautomática. Ambas van a permitir incrementar la seguridad de los operarios, disminuyendo los riesgos de accidente de trabajo, y una mayor velocidad en el embalaje. La flejadora automática está diseñada para prevenir que se produzca cualquier daño en la carga durante el proceso. Algunas de estas máquinas cuentan con la opción de que los bultos o paquetes giren mientras son embalados, facilitando su compresión.

La flejadora semiautomática se encuentra a mitad de camino entre la manual y la automática. Es una máquina muy versátil, que puede embalar desde pequeños paquetes hasta bultos muy voluminosos.

Tiene la posibilidad de que puede regular la fuerza con la que los flejes van a envolver el bulto, por lo que es muy recomendable para el transporte de mercancías delicadas. Hay un último tipo de flejadora, la de batería. En realidad, es manual pero funciona con una batería. Por lo general se utiliza para los flejes de polipropileno y PET.

Si quieres más información sobre el fleje metálico o sobre nuestras flejadoras, ponte en contacto con nuestro equipo.

¿Quieres ser más sostenible y optimizar el embalaje de tus productos?

Elimina el exceso de plástico que no necesitas y haz que tu producto se adapte a un mundo cada vez más eco-friendly.

embalaje eco
¡No te pierdas nada!

Suscríbete y recibirás en tu email de forma gratuita, todas las noticias que publiquemos.

RESPONSABLE: DEAL II SL con CIF B78999216 y dirección Calle Romería 7 28864, Ajalvir (Madrid). Telefono: +34 982 776 081. Email: rgpd@dealdos.com

FINALIDAD: Atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. Los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

DESTINATARIOS: No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal.
Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable

DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.

e-book Tu embalaje necesita un cambio de Deal II
¿Estás sacando el máximo partido al embalaje de tus productos?

Descarga tu e-Book de forma gratuita «5 SIGNOS PARA IDENTIFICAR QUE TU EMBALAJE NECESITA UN CAMBIO» y comprueba si estás haciendo lo correcto en el mercado.

Síguenos muy de cerca en las redes sociales

Post Relacionados

A la hora de proteger las cargas, flejar los palets es clave para asegurarnos de que llegan al destino en perfecto estado. Se puede definir el flejado como la agrupación de los bultos mediante tiras o flejes que los enrollan. De este modo, se evita que las cajas, los palets o las piezas se muevan, con el riesgo que esto implicaría para la carga.

Solicita tu estudio personalizado

En Deal II, nuestro equipo de expertos está a tu total disposición.

Contamos con una dilatada experiencia en servicios de embalaje y maquinaria industrial, por lo que no dudes en ponerte en contacto con nosotros para realizar cualquier consulta o solicitarnos más información.

RESPONSABLE: DEAL II SL con CIF B78999216 y dirección Calle Romería 7 28864, Ajalvir (Madrid). Telefono: +34 982 776 081. Email: rgpd@dealdos.com

FINALIDAD: Atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. Los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

DESTINATARIOS: No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal.
Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable

DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.

¿Estás sacando el máximo partido al embalaje de tus productos?

Descarga tu e-Book de forma gratuita «5 SIGNOS PARA IDENTIFICAR QUE TU EMBALAJE NECESITA UN CAMBIO» y comprueba si estás haciendo lo correcto en el mercado.

e-book Tu embalaje necesita un cambio de Deal II